Denuncia sobre los servicios médicos

Autor: 
Mauro Espínola

El día viernes 6 de marzo del año en curso acudí a la Enfermería de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales ante la necesidad de una compañera de recibir el servicio médico. Aunque personalmente no sabía de la existencia de dicha instalación, puesto que incluso compañeros de generaciones anteriores mencionaban la inexistencia de la misma, la sorpresa fue alta al encontrarla cerrada. Ante ello me dirigí a la dirección de la Facultad para solicitar el apoyo en este respecto. La respuesta ante esto, fue el apoyo de un vigilante de Auxilio UNAM, quien llevó a mi compañera a la Dirección General de Servicios Médicos. Y aunque en este lugar la susodicha fue tratada para los servicios que requería, ello no quita que el servicio que pudo haber recibido en la propia facultad hayan sido, quiérase o no, negados por la ausencia de el personal adecuado.

Por ello es que realizo esta denuncia pública ante este hecho, puesto que observo en esto un acto de completa negligencia, ya que de haber sido la solicitud de servicio médico una urgencia quizás la respuesta pudo no haber sido la adecuada ante ello. Con dicha denuncia para nada pretendo achacar este problema al personal médico, que en mi propia experiencia en cuanto a los servicios médicos de la Universidad son los mejores, sino a las autoridades quienes permiten que este tipo de hechos sucedan. Es decir que este problema no es de quienes imparten el servicio, sino de quienes se supone deberían vigilar que este se realice en las mejores condiciones. Esto por no mencionar las condiciones de los servicios en otras facultades, en donde en algunas incluso son nulos. A esto se respondería, por ejemplo en el caso de campus central de CU, que la cercanía de la Dirección General de Servicios Médicos justifica que en las facultades de dicho campus no exista una cede de dicho órgano, lo cual es del todo injustificable. De haber sido el motivo por el cual acudí a la enfermería de la facultad una verdadera emergencia, ¿cuál habría sido la respuesta?, y ¿si esto pasa en una facultad que cuenta con dicho servicio, que pasa con aquellas que no lo cuentan? De haber una emergencia, en alguna facultad donde no existen los servicios de la enfermería, grave sin lugar a dudas por rápida que sea la respuesta, indudablemente no sería la misma que si existiera el servicio en la propia facultad. Además de ello otro problema al que se enfrentaría un accidentado es el modo de solicitar el servicio, puesto que este solo es o por medio de una llamada telefónica o bien por medio de las torres de auxilio que se encuentran dentro de Ciudad Universitaria y en las escuelas periféricas (estas torretas no se encuentran dentro de los edificios). Por otro lado aunque pudiera solicitarse el servicio por vía telefónica, y con ello por medio de un celular que disponga de saldo, en algunas partes de CU (por la propia localización y composición geográfica) no pueden ser utilizados los celulares puesto que la señal de los mismos es nula. Esto por ejemplo pasa en la propia Facultad de Ciencias Políticas y Sociales donde en determinados lugares la señal telefónica es nula. Claro, se dirá que para ello son las torretas, pero la propia DGSM recomienda no dejar sola a la persona que requiera servicio médico. No es que sea catastrofista pero grafico los posibles escenarios de un incidente que podría volverse tragedia por las propias condiciones existentes en este respecto.

En el mes de agosto  de 2008 un acontecimiento similar se desarrollo en Preparatoria 5, donde fueron negados los servicios médicos a un estudiante universitario, ¿qué acaso rectoría no sabe lo que sucedió? Lamentablemente este tipo de hechos suceden con un rector que para su infortunio es médico por parte de la misma universidad que además ha trabajado en una institución federal de salud pública. Esto es un llamado atento a las autoridades universitarias que pretenden ser las autoridades modelo, pero que no son más que lobos vestidos de ovejas. Si ya se va a abrir la matrícula para estudiantes que por la crisis abandonaran instituciones privadas, pues que también se mejoren los servicios médicos (ver el Editorial de  El Faro. Boletín Informativo de la Coordinación de Investigación Científica en la “Gaceta UNAM” del 5 de marzo de 2009).

Fecha: 
6 de marzo de 2009