La crisis del capitalismo y la problemática educativa

Autor: 
Christian Medina,

Hoy en día no son pocos los jóvenes y los no tan jóvenes los que se han dado cuenta de que hay algo en nuestro día a día que no está bien. Miles de jóvenes  comienzan a cuestionarse el  ¿por qué? mientras que unos cuantos lo tienen todo, ellos no logran satisfacer ni siquiera sus necesidades más inmediatas; salud, vivienda, alimentación,  trabajo, educación etc.

Ante esto no podemos más que explicar las contradicciones mismas del sistema capitalista a la par que ofrecemos  una explicación a sus problemas inmediatos y desde luego una alternativa de lucha y organización.

Por citar un ejemplo, hablemos de la falta de oportunidades para que la juventud continúe sus estudios.

Política económica y educativa

Es imposible abstraer a la educación del entorno político y económico en el que vivimos, es incorrecto creer que la política educativa de un país está determinada por las buenas o malas intenciones del gobierno en turno. Parafraseando a Marx, “las ideas dominantes en una sociedad son las ideas de la clase dominante”  y con esto intentamos decir que la política educativa está determinada por los ideales, necesidades y objetivos de la clase que está en el poder; es decir, de la burguesía nacional y extranjera.

Es por eso que en el marco del sistema capitalista y de su cara más cruda que es el modelo económico neoliberal, lo único que encontraremos es el desmantelamiento cada vez más evidente de las universidades públicas.

Es en ese sentido que año con año el presupuesto a la educación y en especial a la educación superior se viene reduciendo. Para darnos una idea, el presupuesto para educación en 2012 fue de 572 mil millones de pesosi y para 2013 será de 587 mil 370 millones de pesos , pero si descontamos la inflación que en 2012 fue de 3.57% observamos una reducción de más de 5 mil millones de pesos y en el caso del presupuesto para la educación superior se repite la historia con una reducción de poco más de 1500 millones de pesos, que equivalen al 1.9% durante 2012ii.

En este entendido nos resultan especialmente curiosas las declaraciones del secretario de hacienda:

Videgaray rebatió que: “El conjunto de los fondos destinados a educación no tienen una caída específica, sino que mantienen su nivel de inversión en términos reales para “dar oportunidad de vida” a los alumnos; pero insistió, que para contar con más recursos se requiere una reforma hacendaria.”iii

He aquí un ejemplo claro de cómo la política educativa se supedita a la política económica, si se invierte o no en educación, depende de los intereses económicos de la burguesía; en este caso, de la aprobación de la reforma en cuestión, pero incluso si se aprueba la dichosa reforma nada nos asegura que se invertirá en este rubro. Además de que sería oportuno saber qué significa para Videgaray  - “dar oportunidad de vida” a los alumnos- pues lo que nosotros observamos en el día a día son ataques a la juventud y a los trabajadores que lejos están de aumentar su calidad de vida.

El desmantelamiento de las universidades públicas

Por una parte se ataca a la universidad pública reduciendo su presupuesto, pero no es la única manera, desde hace años por recomendación del FMI, el BM y la OCDE se han modificado los planes y programas de estudio en las universidades. La modificación de las currículas tiene un objetivo claro, modificarlas de acuerdo a las necesidades de la burguesía, que no necesitan personal que  desarrolle ciencia y tecnología, lo que buscan es el abaratamiento de la mano de obra  a través del empobrecimiento de la calidad educativa en las universidades y que estas determinen su política educativa al servicio de la propiedad privada y no, buscando el desarrollo de la sociedad.

Rechazados

Como consecuencia de estos ataques a la educación pública nos encontramos con un fenómeno, que es el de los estudiantes no aceptados en las universidades públicas.

Año con año son miles los jóvenes que intentan obtener un lugar en una escuela de educación superior, pero al mismo tiempo  la UNAM, el IPN, la UAM y las universidades  públicas en general rechazan a la gran mayoría de aspirantes. Nosotros nos preguntamos ¿Cuál? Es la razón de este fenómeno, y desde luego desechamos cualquier intento de hacer pasar esto como un problema de falta de capacidad de estos jóvenes para aprobar un examen de admisión, cuyo verdadero objetivo, no es más que servir de filtro para impedir que los jóvenes accedan a  la educación superior.

La razón de que estos jóvenes sean rechazados, es por una parte la falta de presupuesto para aumentar la matrícula y además la necesidad del sistema de tener una reserva de mano de obra barata sin estudios que mantenga la presión sobre aquellos que buscan un empleo o que ya lo tienen.

El Movimiento de Estudiantes No Aceptados

Ante esta situación, son muchos los jóvenes que quedan desmoralizados, renuncian a sus aspiraciones universitarias y al no encontrar alternativa se suman al campo laboral que como ya mencionamos tampoco ofrece ninguna posibilidad de mejorar sus condiciones de vida.

Es por esto que desde el CLEP CEDEP impulsamos cada año en Movimiento De Estudiantes No Aceptados MENA, que lucha por el aumento a la matrícula, la defensa de la educación pública, gratuita, de calidad y para los hijos de la clase trabajadora.

Si presentaste el examen de admisión a la UNAM en marzo o presentaras el del IPN o la UNAM en junio y eres no aceptado  te invitamos a organizarte y luchar .Infórmate en www.clep-cedep.org

_________________
http://www.jornada.unam.mx/2012/12/21/politica/007n1pol
ii  http://www.jornada.unam.mx/2011/09/20/opinion/024o1eco
iii  http://www.jornada.unam.mx/2012/12/11/politica/005n1pol

Fecha: 
25-Abril-2013