La lucha estudiantil hombro a hombro con los maestros

Autor: 
CLEP-CEDEP

La lucha que se ha desatado por todo el país donde los profesores democráticos están jugando un papel determinante ha contagiado a varios sectores de la población, entre ellos los estudiantes de las normales rurales y de las universidades y media superior de la capital del país. Esta revuelta magisterial está sacudiendo la sociedad y el reflujo que se había postrado en el movimiento después de la nula lucha que se dio con la imposición de Peña Nieto.

Contra la reforma educativa

Los medios de comunicación masiva, medios de la oligarquía nacional (Televisa y TV Azteca) han desatado una campaña brutal en contra de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y todos aquellos profesores que están luchando contra la llamada Reforma Educativa.

Los tachan de flojos, los responsabilizan por la pérdida de días de clase y en general del atraso educativo que hay en el país. Más recientemente se les echa en cara de ser los responsables del tráfico capitalino y demás cosas.

Nosotros sabemos, por experiencia propia, que estas campañas de linchamiento mediático se hacen contra todos aquellos que están dispuestos a luchar y no permitir que sean afectados sus derechos. El ejemplo más palpable de esto lo podemos tener cuando nosotros los estudiantes hicimos la huelga universitaria para defender la educación gratuita en la UNAM y por más de 10 meses mantuvimos cerradas las escuelas. En ese momento todo estudiante no era otra cosa que un provocador, mugroso, flojo y demás.

La realidad es que con la llamada reforma educativa –se debería de llamar reforma laboral magisterial y contra la educación gratuita-  se intenta quitar prácticamente todos los derechos laborales a los profesores. No solo pierden la base labora y con esto pasan a ser removibles o reemplazables en cualquier momento, sino que se les impide el siquiera levantar una demanda  laboral contra quien le arrebate sus derechos.

Este ataque en medio del desempleo creciente a nivel nacional, con sueldos miserables, es aceptar que miles de profesores y sus familias pueden, en cualquier momento, quedar en la mendicidad. En las montañas de Guerrero, las regiones oaxaqueñas, las costas chiapanecas y todas las demás regiones pobre del país esta reforma significa una muerte en lenta agonía.

Además de esto, la contra reforma plantea un ataque directo a las familias que tiene hijos en escuelas  públicas pre-escolar, primarias, secundarias y media superior que dependan de la SEP ya que con la supuesta “autonomía de gestión” el gobierno se lava las manos con respecto a los gastos que se generen en las escuelas y estos van a tener que ser cubiertos por iniciativas de los directivos y padres de familia.

¿Qué quiere decir esto exactamente? Que de ahora en adelante como las escuelas son auto gestionables  los padres de familia tienen que aportar el dinero para pagar los gastos que necesite la escuela para su funcionamiento (recibos de luz, agua, teléfono, mantenimiento de bancas, pizarrones,  inmuebles, pintura de fachada, etc.). Es decir, aunque se sigue manteniendo la idea de una educación gratuita  y plantean que las cuotas que se cobran cada inicio de ciclo escolar no son obligatorias, con esta nueva  “autonomía de gestión” los padres tendrán que pagar de forma regular para cubrir el funcionamiento regular de la escuela. Esto es una verdadera iniciativa privatizadora de forma disfrazada.

Otro aspecto a notar, que se ha comentado muy poco es que con la nueva reforma no se toca ya, ni de pasada, la educación superior: para el Estado simplemente no es necesaria ésta y por ende se desprende de todo compromiso con la misma. Aunque ahora no se ha puesto mucha atención en este punto no va a pasar un largo periodo para que veamos recortes sustanciales a la UNAM, Politécnico, UAM, ENAH y demás instituciones de grado universitario del país.

La lucha de los profesores se extiende por todo el país

Ésta es la  causa del malestar y la insurgencia magisterial que estamos viendo en más de 27 estados de la república. Incluso en lugares donde la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)  -sindicato charro- las bases se han movilizado y desconocido a sus delegados sindicales.

En Quintana Roo, Campeche, Yucatán, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, Guanajuato, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Baja California Norte y Sur, Jalisco, Tlaxcala y Estado de México, en todos estos Estados donde  el movimiento democrático había sido borrado por los charros, hoy están en lucha. Desafiando las amenazas de sanciones administrativas, despidos y  de represión, han salido a las calles.

En Estados donde la Coordinadora es un referente de lucha el proceso se está llegando a grados más desarrollados. En abril pudimos ver la lucha del pueblo de Guerrero encabezado por los profesores y las policías comunitarias. En Oaxaca la lucha magisterial nuevamente está  ayudando a la organización de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). En Michoacán los profesores agrupan a su alrededor a sindicatos y el movimiento campesino, los cuales se van a sumar al paro cívico.

El desalojo violento del zócalo capitalino y la lucha en las universidades

En el DF el plantón de los profesores ya lleva 5 meses y hasta el viernes 13 de septiembre, el día del desalojo del plantón,  los estudiantes no se habían manifestado claramente a favor de la lucha magisterial pero bastó una chispa, en este caso la violencia estúpida del gobierno federal y el del DF, para que estallara la supuesta apatía estudiantil.

El 13 de septiembre, después de varios ultimátum que la Secretaría de Gobernación y el reaccionario Miguel Ángel Mancera diera a los profesores para que quitaran el platón, a las 4:15 de la tarde los más de 3600 policías federales y granaderos entraron a un Zócalo lleno de barricadas. La decisión de la dirección magisterial fue de replegarse y todos los que estábamos ahí acompañando a los maestros salimos pacíficamente.

Sin embargo, en Eje Central hubo provocaciones y se desataron los enfrentamientos. Los medios de comunicación de la burguesía quisieron disfrazar este enfrentamiento como “una minoría de grupos anarquistas” enfrentando a la policía, no fue así, fueron miles de profesores, estudiantes, compañeros del SME, integrantes de base del Morena, los que se defendieron de las agresiones de la policía.

Todo este ambiente provocó un levantamiento espontaneo en las escuelas. La ENAH cerro periférico  de forma intermitente y solo pudieron quitarlos definitivamente lanzando gases lacrimógeno desde un helicóptero. En CU y CCH`S la respuesta también fue contundente cerrando avenidas -en el caso de CU cerramos insurgentes sur- y se instaló una asamblea masiva para ver el plan de acción a seguir así como invitar a los profesores a que se instalaran en la UNAM.

Para el sábado 15 se planifico una marcha de estudiantes en apoyo a la insurgencia magisterial. Todos pensaban que sería poco concurrida por la fecha, sin embargo lo que vimos fue una gran movilización con un ambiente electrizante. Miles de estudiantes estábamos presentes dispuestos a ganar la batalla contra la reforma educativa.

Se han celebrado asambleas en diferentes escuelas de la UNAM,  ENAH, UACM, IPN, Normales, etc. En muchas de ellas se está votando o voto el paro de 24, 48 o 72 horas para sumarse al paro cívico nacional convocado por los profesores para este jueves y viernes.

Las tareas para el movimiento estudiantil

La insurgencia magisterial ha echado nuevamente a miles de estudiantes a la calle y aunque los profesores decidan retirar el plantón o cualquier otra iniciativa la dinámica de lucha no va a cesar. Ahora tenemos que sumar más fuerza para echar atrás la reforma educativa y mantener la organización para rechazar la privatización de la renta petrolera.  El gobierno de Peña Nieto va por todas las reformas y nosotros tenemos que resistir organizados y en las calles.

Después del paro cívico necesitamos ir por un paro nacional de 24 o 48 horas. Tenemos que formar brigadas de estudiantes para informar en las plazas públicas, mercados y a puerta de escuela el sentido de la lucha. Para esto hay que organizar comités de lucha en todas las escuelas, asambleas democráticas donde se puedan expresar todos los puntos de vista de la base estudiantil y se den tareas a todos los que estén dispuestos a participar y luchar.

Al mismo tiempo, tenemos que organizar una asamblea de representantes de comités de lucha por escuela, una gran asamblea de compañeros electores en cada una de las escuelas, ésta se puede convertir en el órgano de dirección de la lucha estudiantil, de aquí se deberán de desprender las directrices generales y comunicados.

Un órgano de representantes  organizará la lucha desde abajo y dará una dirección coherente para hacer más afectiva nuestra participación en apoyo a los profesores y demás luchas que se vengan.

Al final de cuenta, discutiendo democráticamente el plan de acción y un pliego petitorio único de los estudiantes es cómo podemos levantar o mantener un movimiento de los estudiantes.

Esta lucha debe ayudarnos a adquirir la fuerza, la confianza y la experiencia para poder plantearnos objetivos más altos. Debemos luchar porque este gobierno y el sistema capitalista caigan. Ahora luchamos contra la reforma educativa, mañana lucharemos por una sociedad socialista.

Comité de Lucha Estudiantil del Politécnico

Comité Estudiantil en Defensa de la Educación Pública

Estudiantes de: ESIME-Zacatenco, ESIQIE, ESFM, ESIA-Zacatenco, ESE, ENCB, ESEO, CISCS Santo Tomás, CICS Milpa Alta, Vocacional 1, ESCA Tepepan, UPIICSA, FES Acatlán, FES Aragón, FES Zaragoza, Facultad de Economía, Facultad de Ciencias, Facultad de Filosofía y Letras

Comunícate con nosotros y organicémonos juntos, intégrate o crea tu comités de lucha

Búscanos en el local del CLEP-CEDEP: Edificio 4, segundo piso de la ESIME Zacatenco del IPN

www.clep-cedep.org

facebook/CLEP.CEDEP

twitter: @CLEPCEDEP

Llámanos al 55-59-03-46-69, al 55-51-96-95-27 y al 55-44-87-15-45

 

Descarga, imprime y difunde este volante [Descargalo aquí]

 

 

 
Fecha: 
19 Sep 2013