Una provocación en contra de la memoria de la comunidad politécnica

Autor: 
Luis Sanchez

¿A un año de la quema del local del Comité de Lucha Estudiantil del Politécnico-Comité Estudiantil en Defensa de la Educación Pública (CLEP-CEDEP), han entendido las autoridades cuales son los ideales que defendemos y a los cuales aspiramos? Es evidente que NO. La quema del local, ubicada anteriormente en el edificio 1 es un hecho inevitable. Nuestra indignación por estos sucesos crece y ya es ampliamente conocida dentro y fuera del Instituto Politécnico Nacional. Los estudiantes, profesores y egresados queremos avanzar de forma significativa y trascender en forma consciente en una masa diseminada a lo largo y ancho del país dispuesta a luchar ante los terribles agravios que nos afectan.

Los voy a sorprender, es la frase, y Enrique Peña Nieto se tiró a demoler el edificio que fuera la memorable Escuela Preparatoria Escuela Preparatoria Técnico Piloto Vocacional 7 del Instituto Politécnico Nacional, en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco. Su objetivo es borrar la Historia del movimiento estudiantil popular mexicano de 1968. Ello significa el golpe de una clase política que no acepta su pasado ni admite las luchas de un pueblo como una apuesta para el desarrollo y el bienestar de la sociedad mexicana.
No aceptaremos jamás el que Gustavo Díaz Ordaz o Luis Echeverría Álvarez, desaparecieran dicho plantel, escriturándolo el 27 de noviembre de 1970 con relación de compra venta a favor del IMSS, arrancándoselo al Instituto Politécnico Nacional. Con ello probando su carácter represivo hacia el Instituto Politécnico Nacional por lo que significó el desafío que hicieron sus jóvenes estudiantes al poder presidencial, que sigue presente como un espíritu trágico hacia lo que fue el movimiento estudiantil de 1968, el acontecimiento social más significativo de la historia contemporánea de México, que en este año de 2013 conmemora su 45 aniversario.
Tampoco aceptaremos el que en nuestros días un grupo de gobernantes del aparato político más insensible, autoritario e intolerante y que está en turno gobernando al país, quiera implementar y llevar a cabo reformas que llevan en contra de un proceso de desarrollo al país. Ninguna de estas dichosas reformas beneficia a los sectores más vulnerables de nuestro país; es decir, con todas estas mal llamadas reformas intentan desmantelar a su sociedad, sociedad que ya no tolera más engaños, sufrimientos, asesinatos, y sobre todo que no está dispuesta a permitir que los fascistas que gobiernan el país traten de llevar al país al retroceso más grande de la historia de la humanidad.
El CLEP-CEDEP ha sido un factor dentro y fuera del IPN y la UNAM que ha dado las luchas estudiantiles y sociales, decididos ha dar un cambio y salir a expresar la inconformidad que atañe y afecta a una comunidad estudiantil y social; no olvidaremos el intento que el estado pretendía hacia el IPN, “EL RECORTE AL PRESUPUESTO”. En ese momento la comunidad escolar de todo el IPN salimos a las calles en defensa de nuestra educación, la cual el artículo 3ª de la constitución dice que todo ciudadano mexicano tiene derecho a una educación obligatoria, laica y gratuita; es por eso, que en esos momentos el CLEP-CEDEP no podíamos ser omisos ante tal situación que nos afectaba, decidiendo el CLEP-CEDEP a dar la lucha llevando a esta al paro en la unidad Zacatenco en solidaridad hacia toda la comunidad.
En este mismo contexto, el CLEP-CEDEP fue víctima una vez más autoritarias represiones del estado; “PROVOCANDO HACIA ESTE UN INCENDIO AL LOCAL DEL COMITÉ”, a la fecha las autoridades DE LA ESIME ZACATENCO Y del propio IPN no han podido esclarecer los hechos sucedidos en ese momento; es el ataque AUTORITARIO hacia toda la comunidad escolar del IPN; han querido callar las voces de toda una sociedad juvenil a cualquier costo y en toda forma. Ellos no aceptan que no olvidamos nuestra historia, ni tampoco aceptaran su terrible pasado que ha afectado a toda una sociedad dispuesta a dar un cambio significativo en nuestro país.
En el CLEP-CEDEP repudiamos totalmente que estos sucesos ocurran dentro de una de las más grandes e importantes instituciones educativas en nuestro país como lo es el IPN, NO NOS ENGAÑAN DICIENDO UNA DE SUS ABSURDAS E INCONGRUENTES EXPLICACIONES SOBRE ESTOS HECHOS; a esto decimos  “YA BASTA” Y “ALTO A LA REPRESION ESTUDIANTIL”, no podemos seguir permitiendo que nos sigan atacando de una manera feroz y brutalmente como lo vienen haciendo con todos los maestros, estudiantes, jóvenes, padres de familia, y la sociedad en su conjunto.
¿Aprendieron los del PRI el significado que tiene gobernar con cara y lengua autoritaria? Es evidente que no. La Historia de este país tiene innumerables hechos que prueban que están educados para ser autoritarios, incluso bajo el amparo de la ley, en la que han encontrado el aval para parar a quienes se oponen al ejercicio de su poder, extremo por ausencia de consenso, originando un orden social opresivo y carente de libertad. Así que nada de lo que suceda hoy en este país difiere mucho de lo que ya ocurrió en el pasado.
La historia reciente nos muestra la manera en que Felipe Calderón hizo de su gobierno un escenario de muerte e impunidad, al igual que gobernantes como Ángel Aguirre Rivero, mandatario de Guerreo, quien lleva a cuestas la muerte de dos jóvenes normalistas de Ayotzinapa que recibieron la metralla en un intento para frenar el brote de inconformidad social en esa entidad. Estos hechos confirman que vivimos en una época de barbarie.
Por lo demás, la sumisión hacia Estados Unidos es total. Los oligarcas asentados en México presentan a Obama como si hubiese bajado el Mesías a Chapultepec. Lo aman hasta el delirio porque él puede decir lo que a los oligarcas no se les ocurre, porque son pobres de pensamiento, incultos y estúpidos por naturaleza, y porque carecen de valores básicos. Han engañado a millones de mexicanos al decirles que los maestros son unos pobres diablos que deben someterse a evaluación, pues ellos, junto a sus sindicatos han dado al traste con la educación y hundido en la desesperanza a millones de niños y jóvenes.
La idea de que la evaluación docente es la panacea para remediar los rezagos nacionales en el ámbito de la enseñanza, ya fue desacreditada por académicos y especialistas en la materia.
A pesar de los deseos gubernamentales y partidistas por presentarla como la solución cuasi milagrosa, en realidad la evaluación educativa tal y como se presenta en la actualidad, basada en pruebas estandarizadas y en la entrega de estímulos económicos y/o de sanciones a los profesores, ha demostrado su ineficacia para mejorar la calidad de la educación.
Desde hace más de dos décadas la Secretaría de Educación Pública ha sometido a estudiantes y maestros a diversos procesos de control de calidad de dudoso apego a los preceptos pedagógicos más elementales. Estas acciones no ayudaron en nada a corregir problemas socioeconómicos como pobreza, marginación e inequidad social. Tampoco para remediar problemas institucionales como el abandono presupuestal, la opacidad, la corrupción y la ineficiencia en el manejo de recursos públicos que convergen en el ámbito de la enseñanza.
Nos han mentido, pero ciertamente hemos cedido libertad a cambio de concederles más poder. ¡Concesión ilusoria que, además, no nos satisface! Por ello continuamente buscamos formas para eludir su vigilancia, incluso vejando nuestros intereses. ¿Para qué? Para ver si avanzamos, a sabiendas de que esas evaluaciones son mentiras que terminan golpeándonos más. En el mejor de los casos, dejarán las cosas como estaban en lo monetario pero con mayor afectación a nuestra economía, medio ambiente y sistema productivo.
¿Hasta qué punto están destruyendo nuestros valores básicos, no hablemos ya de derechos humanos, sino de la justicia, la dignidad, la libertad, que son constitutivas de la civilización? La barbarie ataca los valores de la civilización. La barbarie adopta la apariencia de nuevos autoritarismos, ahora convirtiéndonos en una sociedad donde gobierna una élite y se simula la libertad como un papalote. Vuela pero está atada y los hilos los tienen quienes detentan el poder. La clase gobernante termina por convertirse en un ente autoritario e intolerante.
Viejas costumbres

Fecha: 
23-Octubre-2013