¿Se ha dado una respuesta satisfactoria a las demandas de los estudiantes del IPN?

Autor: 
Marco Antonio, CLEP

Una nueva marea guinda y blanco se congregó para escuchar la respuesta del gobierno federal al pliego petitorio de la Asamblea General del IPN. Algunos compañeros marcharon desde el Casco de Santo Tomás, otros se congregaron directamente en el monumento a la Revolución. Los Huelums se escuchaban a lo largo y ancho de la movilización con gran ánimo. Fue también muy notoria la presencia de estudiantes de otras universidades, llamando a la unidad y a la defensa de la educación pública, no solo del IPN.

 
Como hemos dicho, el gobierno de Peña Nieto ha querido usar esta lucha para tratar de limpiar su imagen con su dialogo público. Durante su administración se ha golpeado duramente al pueblo trabajador, se ha conseguido aprobar la reforma energética que intenta que el petróleo y la electricidad pasen a manos privadas, se han establecido reformas contra los derechos laborales y leyes que facilitan el espionaje y la criminalización de la protesta juvenil.  Esto lo ha identificado el movimiento politécnico, así que al iniciar formalmente el acto, Pedro Cruz, el delegado de UPIICSA tomó el micrófono y dio saludos de solidaridad a los estudiantes Normalistas de Ayoxinapan, Guerrero, denunciando la represión de la que fueron víctimas. Esto marcó la tónica de la reunión, no iba a ser un teatro que alabara la farsa democracia que quiere mostrar este gobierno.
 
Quieren mantener la antidemocracia en el IPN
 
Osorio Chong, dio lectura a la respuesta al pliego petitorio. Se han conseguido algunos triunfos. El reglamento interno se ha echado abajo, los cambios a los últimos planes de estudio también no se aplicarán. Otra conquista es la prohibición de las pensiones vitalicias de los ex directores generales del IPN.
 
Incluso estos avances son limitados, queda en vigencia el actual reglamento interno que no es nada progresista y si represivo. Echar abajo algunos cambios de planes de estudio no significa una mejora en la calidad, ni tampoco elimina la baja calidad en las escuelas donde estos cambios ya fueron aplicados. Pero sin duda es un avance, pues se ha hecho retroceder parcialmente en su ofensiva contra el IPN.
 
Con respecto a la democracia no se ve ningún indicio de mejora. Chong  dijo que se convocará al Consejo General Consultivo para ver la nueva forma de elección de autoridades. Las autoridades generales del IPN se deciden por dedazo presidencial, las escuelas pueden decidir una terna de director (regularmente sin consultar a los estudiantes) y las autoridades generales por dedazo deciden quién se queda al frente de las escuelas.  Las autoridades forman la mayoría en el Consejo General y los estudiantes tienen una ínfima minoría, muchos de los consejeros son cooptados por las autoridades. ¿Le vamos a confiar a este consejo la forma de elección de las autoridades? Ellos buscarán la forma de mantener sus cotos de poder y evitar una auténtica democracia en el IPN.
 
Se dijo que no habrá represarías ni legales, administrativas o académicas contra los miembros del movimiento. Con respecto a la salida de los porros se dijo que no se permitirá injerencia externa de ningún tipo. ¿Qué significa esto? No dice que se prohibirán los grupos porriles que tienen nombre y apellido: FEP, ODET y FNET, que históricamente han sido promovidos y financiados por el PRI y las estructuras gubernamentales y del IPN que ellos controlan. Al hablar de esa forma tan ambigua se abre la puerta a  que se reprima en el futuro a la organización estudiantil democrática de los estudiantes.
 
Los porros y demás infiltrados de gobernación y el PRI, han impulsado una campaña para desprestigiar a las organizaciones democráticas de los estudiantes y en especial al CLEP. Por ejemplo, al inicio de la lucha el CLEP convocó a una reunión para coordinar el trabajo en vocacionales ¿Cuál fue la respuesta de las autoridades? Apoyándose en la ODET, convocaron a una marcha a la misma hora y lugar que la reunión que pretendía fortalecer la lucha. Esta maniobra tenía el claro intento de debilitar la lucha al evitar darle una mayor fortaleza y consistencia política. El otro objetivo era confundir y hacer ver al CLEP al mismo nivel que los grupos porriles. 
 
La FEP y la ODET fueron a gobernación a meter su propio pliego petitorio a espaldas de los estudiantes. En realidad se fueron a poner al servicio de Osorio Chong. Al salir declararon a los medios de comunicación que eran miembros del CLEP. Cualquier grupo o estudiante que se sume a esta campaña de difamación y mentiras  contra el CLEP, solo le estará haciendo el juego a las autoridades. 
 
¿Qué es lo que quiere Osorio Chong en su respuesta? Golpear a las organizaciones democráticas. Por un lado quieren dar una imagen abierta al diálogo, por otro lado infiltran a gente en las escuelas para reposicionar al PRI dentro del IPN. La base estudiantil debe estar alerta y no se los debemos permitir. Como ha quedado claro, este es un movimiento democrático impulsado desde la base, por eso no podemos permitir que grupos ajenos a nuestros intereses, es decir los infiltrados de las autoridades y del estado, traten de aprovecharse de él y desviarlo. No debemos permitir que el Estado y las autoridades maniobren para que el PRI se reposicione en el IPN.
 
Por un cuerpo que resguarde la seguridad y no reprima a los estudiantes
 
Se aceptó la salida de la policía del IPN, pero se dijo que se crearía un nuevo cuerpo que asegure la seguridad de la comunidad y las instalaciones. Históricamente los cuerpos policiacos han servido para reprimir las luchas estudiantiles y de los trabajadores. Con esta ambigüedad en la respuesta se abre el espacio para poner cualquier tipo de grupo represor. Hubo un tiempo en el IPN donde se formó la Seguridad Politécnica, que eran porros con credencial de policía, eran golpeadores profesionales que actuaron en contra de los paros estudiantiles, incluso combatiéndolos a golpes. No queremos el regreso de la represión priísta, no queremos un cuerpo que haga labores de espionaje contra nosotros y que combata nuestras futuras luchas.
 
Lo que se debe hacer no es meter o formar un cuerpo policíaco, se deben abrir plazas dentro de los trabajadores de apoyo a la docencia y ampliar al cuerpo de vigilantes, estos deben ser trabajadores politécnicos sindicalizados, con todos los derechos laborales y controlados por la misma base politécnica que impida caer en excesos, abusos de autoridad y acciones represivas. Estos cuerpos deben resguardar las instalaciones, la infraestructura y la comunidad, nunca deben coartar el derecho de organización, reunión, expresión, de tránsito y manifestación y nunca deben de actuar como un cuerpo de represión a nuestras luchas.
 
Aumento al 2% del PIB a la educación superior
 
Otro punto que demuestra el real carácter de la respuesta es el de negarse a aceptar un incremento del 2% del PIB a la educación superior. Solo ambiguamente dijeron que los años pasados han aumentado el presupuesto y ahora también lo harán. Imaginémonos simplemente que se reduzcan los salarios de Peña Nieto, Osorio Chong, el resto de secretarios de Estado, directores del IPN, diputados y senadores, con eso se podría tener recursos suficientes para incrementar el presupuesto educativo. 
 
Si a este gobierno le interesara la mejora de los jóvenes y la educación, no dudaría en aumentar cuando menos el 2% del PIB el presupuesto a educación superior.  Esta es una demanda que no solo atañe a los estudiantes del IPN, sino también a los profesores, trabajadores del IPN y otras universidades, así como al pueblo en general porque se trata de lo más valioso de nuestra sociedad, la juventud que somos el futuro del país.
 
La Asamblea General Politécnica debe convocar a una nueva movilización a donde se llame al conjunto de estudiantes y trabajadores de educación pública, así como al pueblo en general, para exigir sea destinado el 2% del PIB al presupuesto a educación superior y que este sea usado correcta y transparentemente.
 
Quieren desmovilizarnos
 
El diario el universal dijo: “El gobierno federal aceptó todas las peticiones de los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional y planteo una solución a cada una de ellas”. http://www.eluniversal.com.mx/nacion-mexico/2014/dan-solucion-a-ipn--104... Quieren dar la impresión de que todo está resuelto, pero como explicamos arriba, se ha avanzado pero no se ha resuelto toda una serie de puntos fundamentales y se abre el espacio para que el estado trate de reprimirnos a futuro. Cuál es la imagen que quieren dar: “El gobierno estuvo abierto al diálogo, les ha resuelto todo, estos estudiantes que quieren seguir luchando son intransigentes y han roto con la buena civilidad que había mostrado la lucha en el IPN”. 
 
La fuerza del movimiento está en la participación de la base. Se debe organizar en cada escuela asambleas, lo más amplias posibles, donde se discuta punto a punto el pliego y la respuesta de gobernación. No se trata de rechazar todo, porque hay evidentes avances, pero se trata de que la solución sea satisfactoria en general y es evidente que en la respuesta hay limitaciones y maniobras del Estado.
 
Debemos evitar que nos dividan para debilitarnos. Se debe aceptar las decisiones de las asambleas generales, que son el máximo órgano de decisión, aquí se deben verter los distintos puntos de vista pero cuando se tomen decisiones todos están obligados a acatarlas. 
 
En algunas escuelas los grupos de las autoridades ya están amenazando con ir el lunes a abrir las escuelas si se decide continuar con el paro, esto evidenciaría a los agentes de las autoridades que están actuando en contra del movimiento. Para evitar esto es necesario que haya la discusión más amplia con los compañeros de base y que la minoría acepte la decisión de la mayoría. Si la mayoría de las escuelas acepta continuar el paro, este debe seguir adelante, sino no significa que la lucha se haya terminado. Se puede, por ejemplo, decidir un futuro paro de 24 o 48 horas acompañado con movilización central a la que se sumen el resto de universidades para exigir que haya real democracia en el IPN y se incremente el presupuesto a toda la educación superior pública. Tenemos que seguir golpeando como un solo puño.
 
Intentarán desprestigiar nuestra lucha
 
Tenemos que estar preparados frente a la campaña de desprestigio que el Estado está montando. El mismo diario El Universal sacó una nota que título: “Daniel, un ‘veterano’ de la lucha estudiantil”. Acusándolo del “delito” de haber participado en el movimiento #YoSoy132, en la lucha de los rechazados (léase Movimiento de Estudiantes No Aceptados) y de saber cabildead por su experiencia en las reuniones del CLEP. En realidad es un reconocimiento a la necesidad de que los estudiantes nos organicemos permanentemente y estemos mejor preparados para las luchas del mañana.
 
Se cita un artículo escrito por nuestro compañero, en el que dice: “Los ataques por la tecnificación de la educación que se imparte en el IPN no pueden seguir avanzando y solo los detendremos con organización y lucha”. http://www.clep-cedep.org/node/385 En este artículo también defiende que el director general no sea impuesto por Peña Nieto y que se elija por voto universal, libre y secreto, por parte de la comunidad del IPN. En realidad no hay delito en esto, pues habemos compañeros que hemos luchado no solo ahora, porque nuestra convicción de defender la educación para los hijos de los trabajadores ha estado presente desde mucho tiempo atrás.
 
Daniel, al igual que los demás compañeros del CLEP, estamos participando como cualquier otro estudiante en este movimiento, defendiendo nuestros puntos de vista y aceptando la decisión de la mayoría en las asambleas locales y general. Cada uno de nuestros pasos está orientado a fortalecer la lucha democrática de los estudiantes. Esta campaña está preparando el terreno para el futuro, por si la lucha continua tratar de desprestigiarnos como radicales intransigentes. No somos intransigentes, pero si queremos cambiar las cosas de raíz, por eso estamos claros que la lucha debe continuar.
 
Hemos demostrado una gran fuerza en esta lucha. Hemos conseguido que el mismo gobierno federal de respuesta a nuestras peticiones. Nada nos han regalado, lo hemos conseguido luchando. Pese a algunos avances, lejos estamos de haber eliminado la embestida del Estado contra la educación pública y de calidad, contra la educación a los hijos de obreros y campesinos para el que fue creado el IPN. La lucha no termina aquí, apenas inicia. 
 
En el mitin de ayer, se dejó en clara la solidaridad de otras universidades hacia el IPN y del IPN hacia otras luchas, en especial la de Ayoxinapan, Guerrero, donde los compañeros fueron baleados y algunos compañeros muertos hace unos días. Ante esto se leyó un mensaje de solidaridad, que en sí mismo muestra que no estamos ahí para hacerle el juego al gobierno de Peña Nieto. 
 
El siguiente paso debe ser una movilización unificada de todos los universitarios para que se acabe de cumplir nuestro pliego petitorio y se aumente el presupuesto a toda la educación pública. Es necesario que esta lucha no se desvanezca, sino que se transforme en organización permanente de los estudiantes. En eso la experiencia histórica de los Comités de Lucha se debe recuperar para seguir avanzando en la defensa de los intereses de los hijos de los trabajadores.

 

Fecha: 
4-OCTUBRE-2014