Congreso Nacional Politécnico y elección del director en vías democráticas

Autor: 
CLEP-CP UER

Nuestra lucha es la lucha contra este gobierno

El diálogo público ha revelado algunos hechos que es necesario resaltar. En el segundo día se evidenció la urgencia de los representantes del gobierno por “solucionar” nuestras demandas, que no era otra sino la urgencia para levantar los paros y retornar a clases. 
 
 
Sin embargo el tema de la elección del Director General enconó el debate y demostró las verdaderas intenciones de las autoridades. Ellos plantean que tras los acuerdos del pliego petitorio la AGP debería llamar a levantar los paros y que una vez regresando a clases darían a conocer al nuevo Director General quien, en teoría, se encargaría de la convocatoria al Congreso Nacional Politécnico. De esta manera se deja la posibilidad de democratizar al IPN en un futuro indeterminado y sin ningún tipo de mecanismo que nos asegure verdaderos procesos democráticos en la toma de decisiones; en resumen, una trampa bien pensada.
 
Los representantes estudiantiles no cayeron en la trampa y no deberían hacerlo. El nuevo Director General tiene que ser designado ya y debe asumir personalmente los acuerdos del diálogo público. 
 
Los representantes de las autoridades dicen que el nuevo Director tiene que ser designado conforme a la Ley Orgánica, sin embargo no dicen que la Ley Orgánica no condiciona la designación del Director a si las escuelas están en paro o no. De esta manera la posibilidad de nombrar al Director General es totalmente posible pero entonces ¿por qué condicionan su nombramiento al levantamiento de los paros?
 
Con el cierre de instalaciones, el gobierno sabe que el nuevo Director General (que será designado a dedazo por Peña Nieto) levantará todo tipo de señalamientos por parte de la comunidad estudiantil, además se desenmascararán los procesos antidemocráticos que sufre el IPN. Para ellos es más conveniente un regreso tranquilo a clases, luego la designación del Director General con la presión académica encima y luego, en un futuro que determinará una futura comisión, el Congreso Nacional Politécnico. ¿Caeremos en la trampa?
 
Nuestra lucha es la lucha contra este gobierno
 
Nuestra lucha no se reduce a lo que pase en la mesa de diálogo y ni sólo al IPN. Para quien crea que nuestro movimiento es puramente académico y exclusivo, les invitamos a reflexionar sobre la elección del nuevo director: éste será designado por Peña Nieto quien es el responsable directo del desastre nacional, incluyendo los 43 compañeros desaparecidos en Ayotzinapa. Las demandas por democratizar al IPN parecen una ilusión en un país donde predomina la corrupción, la injusticia, la desigualdad y la antidemocracia.
 
Una lucha consecuente por democratizar al IPN pasa necesariamente por reconocer los límites de un cambio institucional sin cuestionar y transformar las estructuras antidemocráticas que gobiernan nuestro propio país, en términos sociales, políticos y económicos, en ese sentido la lucha general de los estudiantes es parte de nuestro propio proceso.
 
Pero incluso la democratización del Politécnico es impensable sin la organización activa de los estudiantes, los profesores y los trabajadores. El Congreso Nacional Politécnico como simple formula no tiene ningún sentido, es la comunidad politécnica la que activamente tiene que asumirlo como una oportunidad para reformar y transformar nuestra institución en vías de la democratización. 
 
Recordemos que el Congreso Nacional Politécnico plantea reformar la Ley Orgánica la cual tendría que ser presentada al Legislativo para ser aprobada. Sin la suficiente presión y organización desde la base esto sería una invitación para que el gobierno y las autoridades reformen la Ley Orgánica en su propio interés, el cual está muy lejos de ser el nuestro.
 
La técnica al servicio del pueblo es impensable sin la organización de la comunidad. Por eso es necesario profundizar nuestra lucha y vincularla decididamente, sin prejuicios, a lucha contra este gobierno. La democratización del IPN sólo será posible si los estudiantes, profesores y trabajadores asumen la responsabilidad de cuestionar al propio sistema.
 
¡A continuar la lucha y extenderla!
 
¡Ninguna confianza en los representantes del gobierno!
 
Fecha: 
10-NOVIEMBRE-2014