Puebla: ¡Magníficas conferencias sobre la Crisis del Capitalismo!

Autor: 
Luis García y Felipe Castro

El jueves 27 de agosto, a las 12:00 horas, en la Sala de Conferencias de la Facultad de Físico-Matemáticas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), más de 40 estudiantes de varias escuelas y facultades asistieron a la conferencia titulada “La Crisis del Capitalismo y Privatización de la Universidad Pública”, organizada por los marxistas aglutinados en torno al Comité de Lucha Estudiantil del Politécnico-Comité Estudiantil en Defensa de la Educación Pública (CLEP-CEDEP).

En la sesión que duró más de hora y media contamos con la oportuna participación (como ponente) de Luis Enrique Barrios, editor de la web www.militante.org y miembro del comité de redacción del periódico obrero Militante, voz marxista de los trabajadores y la juventud. Detalló claramente el origen de los recortes presupuéstales, la falta de docentes, la de aulas y la negación de un lugar dentro de escuelas de nivel medio superior y superior a miles de jóvenes por parte del gobierno y directivos en complicidad con los empresarios; y esto tiene que ver con que después de la anarquía propia del capitalismo, una vez en quiebra, la burguesía hace pagar a las masas trabajadoras los costos de la crisis generada por los capitalistas.

Los estudiantes se mantuvieron atentos para después plantear sus comentarios y preguntas sobre ¿qué soluciones hay? y ¿cómo organizarse? Y, precisamente, lo que hay que hacer es organizarse para hacer retroceder a empresarios tan ricos como Slim o Salinas Pliego y expropiarles los bienes que han acumulado a costillas de la clase trabajadora, ya que la concentración en unas cuantas manos implica una generalizada y absurda pobreza de muchos mexicanos, así que la única solución es la lucha por el socialismo (Para más información sobre lo que se comentó, véase el documento Perspectivas para la Juventud en Puebla en http://www.clepcedep.org/node/67).

El mismo día, a las 17:00 horas, en La Casa del Obrero (ubicada en 15 Ote., No. 8, col. El Carmen), con la asistencia de estudiantes y trabajadores se llevó a cabo otra conferencia sobre “La Crisis del Capitalismo, la Defensa del Empleo y el Salario”. Nuevamente, el camarada Luis Enrique inicio señalando que a partir de la caída del muro de Berlín (en noviembre de 1989) y el colapso de la Unión Soviética (en 1991) se desarrollo una ofensiva ideológica por parte de la burguesía contra las ideas del marxismo y socialismo científicos, llegando a declarar que el fin de la historia era el capitalismo y que las leyes del libre mercado se traducirían en paz, progreso y libertad.

Los marxistas, dijo, en ese entonces explicábamos que el desmoronamiento de la Unión Soviética no invalidaba la vigencia del pensamiento de Carlos Marx y la viabilidad del socialismo, incluso desde los años 30 del siglo pasado, León Trotsky advertía que si no se eliminaba el obstáculo de la burocracia soviética, la economía planificada terminaría por colapsar, como sucedió. También indicó, que a pesar del auge económico de los años noventa, señalamos que el capitalismo no había resuelto sus contradicciones y que tarde o temprano habría una nueva crisis. Y hoy vemos que la historia del capitalismo sigue siendo la historia de auges y crisis económicas.

Explicó que la actual crisis económica demuestra cómo la anarquía del capitalismo provoca que se produzca más allá de lo que puede consumir el mercado. Puso el ejemplo de la industria automotriz, donde la producción de autos a nivel nacional ha caído durante el primer semestre del año en un 48%, debido a una contracción aproximada en las exportaciones de 28% y se prevé que caigan en un 30% al terminar el año. Las empresas automotrices a nivel mundial producen más de lo que el mercado puede consumir. Lo mismo sucede en otras ramas de la producción que saturan el mercado porque las masas no pueden consumir bajo las reglas y normas que impone el capitalismo. Esto lleva a crisis periódicas que se traducen en cierre de empresas, despidos, ataques a los salarios y, en general, destrucción de las fuerzas productivas.

Para ilustrar lo anterior, mencionó que en Estados Unidos, por ejemplo, el índice de desempleo ha llegado al 10%, el más elevado en 21 años, en la potencia más importante del mundo. En el caso de México, mencionó, de octubre a la fecha se han despedido entre 750 mil y un millón de trabajadores y cerrado cerca de 30 mil empresas; las exportaciones han caído en aproximadamente un 30% y en cuanto al ingreso de divisas por exportaciones petroleras han caído 50%; el costo de la canasta básica se ha incrementado en 80% y el poder adquisitivo de los salarios es menor. Con todo esto, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico prevé un desplome de la economía mexicana de 8% para este año.

Enfatizó que, ante esta problemática, la única salida para la burguesía es cargar los costos de la crisis en la espalda de la clase trabajadora, como siempre, recortando personal, bajando los salarios, eliminando todas las prestaciones laborales; en síntesis, reduciendo sus gastos en capital variable, abaratando la fuerza de trabajo. De ahí que la política de Calderón sea reformar la Ley Federal del Trabajo, reducir cada vez más el gasto social (las finanzas del 70% de los municipios que hay en México están al borde de la bancarrota, por esta situación), gravar con IVA alimentos y medicinas e incrementar las tarifas eléctricas y el precio de las gasolinas, entre otras cosas; mientras que a los empresarios se les da una serie de privilegios para que mantengan sus ganancias. En 2008, por ejemplo, las grandes empresas recibieron por devolución de IVA 206 mil millones de pesos.

Finalmente, frente a este panorama nada alentador para los trabajadores y ante la pregunta de ¿qué hacer?, el camarada Luis Enrique recordó a Carlos Marx, quien señaló alguna vez que “los trabajadores sin organización no son más que carne de explotación”. En ese sentido hizo el llamado a los trabajadores y jóvenes asistentes para afiliarse a la Tendencia Marxista Militante y organizarse en defensa de sus intereses; exigir la escala móvil de salario y horas de trabajo, así como retomar la huelga como un instrumento de lucha para demostrar el poder que tienen en sus manos los trabajadores, pues no se mueve nada en la sociedad sin el amable permiso de la clase trabajadora.

Fecha: 
Puebla, Puebla, septiembre 1 de 2009